El core se define como una caja anatómica que consta de varios grupos de músculos, como el recto abdominal en la parte delantera, los oblicuos internos y externos en los lados laterales, los erectores de la columna, los multífidos lumbares y el cuadrado lumbar en la parte posterior, el diafragma en el borde superior y el suelo pélvico, y el psoas ilíaco en la parte inferior La contracción de los músculos del core aumenta la presión intraabdominal, proporcionando estabilidad y rigidez al cuerpo. Estos músculos son el centro del cuerpo donde la mayoría de cadenas cinéticas transfieren fuerza hacia las extremidades (3-4). 

La estabilidad del core definida como “la capacidad del complejo lumbopélvico-cadera para volver al equilibrio después de una perturbación sin arqueo de la columna vertebral” ha alcanzado una amplia difusión en los últimos años, teniendo en cuenta que varios estudios han observado en el dolor lumbar crónico una activación retardada o disminuida de los multífidos lumbares y el transverso del abdomen y la pérdida de la activación tónica fisiológica del transverso del abdomen durante la marcha y el movimiento de las extremidades. La disfunción de estos músculos puede determinar la pérdida de soporte de la columna lumbar, mayor estrés y carga en las articulaciones y ligamentos de la columna lumbar (1-2). 

Cada vez más pruebas respaldan los ejercicios de estabilidad en comparación con ninguna intervención, la intervención de tímida o el descanso para mejorar el dolor y la discapacidad, lo que refuerza que se debe evitar el descanso en el dolor lumbar y se debe promover el ejercicio. El propósito de los ejercicios de estabilidad del core es recrear la función muscular normal para aumentar la estabilidad de la columna, el control neuromuscular dentro de la región lumbopélvica, inducir rigidez intersegmentaria y prevenir la fuerza de cizallamiento que causa lesiones en la columna lumbar (2).

 Bibliografía

 1-Chan, E., Hamid, M., Nadzalan, A. M., & Hafiz, E. (2020). Abdominal muscle activation: An EMG study of the Sahrmann five-level core stability test. Hong Kong physiotherapy journal : official publication of the Hong Kong Physiotherapy Association Limited = Wu li chih liao, 40(2), 89–97. https://doi.org/10.1142/S1013702520500080 

2-Frizziero, A., Pellizzon, G., Vittadini, F., Bigliardi, D., & Costantino, C. (2021). Efficacy of Core Stability in Non-Specific Chronic Low Back Pain. Journal of functional morphology and kinesiology, 6(2), 37. https://doi.org/10.3390/jfmk6020037

 3-Hsu, S. L., Oda, H., Shirahata, S., Watanabe, M., & Sasaki, M. (2018). Effects of core strength training on core stability. Journal of physical therapy science, 30(8), 1014–1018. https://doi.org/10.1589/jpts.30.1014 

4-Oliva-Lozano, J. M., & Muyor, J. M. (2020). Core Muscle Activity During Physical Fitness Exercises: A Systematic Review. International journal of environmental research and public health, 17(12), 4306. https://doi.org/10.3390/ijerph17124306

Redactado por: Xavier Nolla